Real Estate Press, S.L.
domingo, 29 de Noviembre de 2020, 17:49
  Solia octubre  
Portada Editorial Buscar Noticias Mercados Y además Who is Who Ferias

NOTICIAS

HISTÓRICO NOTICIAS

WHO IS WHO

FERIAS

LOS CRÉDITOS DE DUDOSO COBRO PODRÍAN ALCANZAR LOS 200.000 MILLONES DE EUROS EN 2020 06/08/2020

La tasa de morosidad podría rondar el 15% a finales de año, lo que dejará en el mercado un stock de NPLs (Non Performing Loans) de unos 200.000 millones de euros, una cifra similar a la de 2008.



Así se desprende del Observatorio Inmobiliario Assets Under Management, elaborado anualmente por la consultora de negocio Axis Corporate, que este año suma la cuarta edición.

Según el informe, si tenemos en cuenta que los bancos grandes y medianos tenían pendiente a finales de 2019 sacar de sus balances activos valorados en 85.259 millones de euros, y que el total de la financiación ICO a empresas a junio de este año alcanzaba los 70.484 millones de euros (49.917 millones para pymes y autónomos y 20.566 millones para empresas), el stock de créditos dudosos se situaría en 170.000 millones de euros y se encontraría embalsado. Si, además, se añaden los créditos traspasados a los fondos y que gestionan los servicers o el mismo Sareb (que el año pasado fue de 17.000 millones de euros en el caso de los fondos), y que aún se están gestionando otros ya traspasados, estaríamos hablando de más de 91.000 millones de euros, con lo que la cifra final superaría los 200.000 millones de euros en NPLs.

En este escenario, se prevé que el volumen de NPLs aumentará de forma significativa en el balance de las entidades financieras, tanto bancos como establecimientos financieros de crédito, pero en un contexto de aplicación de la ley más laxa por parte de los organismos regulatorios. Para José Masip, socio de Servicios Financieros y Real Estate de Axis Corporate, esto derivará en que “probablemente en el último trimestre de este año y en el primero del que viene se vayan a generar nuevas carteras de activos que se pondrán a la venta”.

Esta circunstancia abrirá nuevas oportunidades para players con gran exceso de liquidez interesados en adquirir esa tipología de activos frente a otros productos financieros. Aun así, varios factores deberán tenerse en cuenta: las condiciones de financiación y regulación, la valoración de las carteras debido a la incertidumbre de evolución del mercado y el sector, los tiempos de gestión y la apertura competitiva de nuevos mercados. 

“Será necesario ver cómo se va adaptando la regulación y el consumo de recursos de capital de los bancos, así como el impacto de la regulación bancaria europea para NPLs, que se estima que entre en vigor en 2021”, opina Masip.

Esta nueva modificación regulatoria provocará que la refinanciación de los préstamos se siga contabilizando como fallido, lo que hará que se sigan consumiendo recursos de capital y, por tanto, el sector bancario esté interesado en liberar este tipo de activos de su balance. Ello lleva a pensar que se producirá una venta masiva de carteras de préstamos fallidos en el último trimestre de 2020 y durante todo el ejercicio de 2021, según vaya materializándose toda la cartera de NPLs embalsados. Durante el primer semestre de 2020, se han cerrado transacciones de venta de carteras de activos NPLs por más de 1.300 M€ (el año pasado se cerraron transacciones de venta de carteras por 17.365 M€).

 

España frente al resto de Europa

Cabe destacar que en 2019 varios de los países europeos en situación más crítica vieron reducido considerablemente su tasa de NPLs, entre ellos Chipre, con una reducción del casi 37% en dicha ratio, seguido de Portugal con un 28% de reducción sobre el año anterior. Sin embargo, estas bajadas no se han reflejado en su salida del top 6 países con NPL más elevado, ya que sus niveles de NPL siguen situándose muy por encima de la media europea.

Diversos factores, como la desaceleración experimentada en el último trimestre de 2019 o la remanencia de activos provenientes de la anterior crisis financiera mundial, ponen a la banca en una situación delicada. “Deberán continuar las ventas de carteras de dudoso cobro y poco rentables, todavía valoradas en al menos 54.000 millones”, concluye José Masip.

   Enviar a un amigo           Versión imprimible
QUIENES SOMOS |  SUSCRÍBASE |  CONTACTE